Orson Welles y la cesta-punta

¡Menudo artista!

¡Menudo artista!

Este polifacético y versátil artista norteamericano dio muestras de sus dotes desde muy joven, encumbrándose con aquel simulado episodio radiofónico de La Guerra de los Mundos en 1938. Éxito que le daría la oportunidad de firmar con la cinematográfica RKO la realización de una serie de películas, de las que sólo pudo rodar tres años después su obra maestra titulada Ciudadano Kane. ¡De nuevo pelotazo, claro! A partir de ahí, las secuelas de la II Guerra Mundial trajeron a EEUU una ola de anticomunismo aventada por un senador de triste recuerdo llamado Joseph McCarthy, que no dudó en señalar a Welles como sospechoso de serlo.

Eso lo llevó a desplazarse a Europa para buscarse la vida que en su país se le había complicado en lo laboral. Y España fue donde mejor encajaron algunas de sus aficiones. Desde entonces estuvo obsesionado con filmar la universal obra de Cervantes, don Quijote de la Mancha. Pero también se enamoró de la tauromaquia así como de la cesta-punta. Tan es así que en su película Sed de mal dejó una pincelada de su afición a este deporte, corroborada por la imagen de portada.

Curiosidad a partir del segundo 45:

Crab & Beer Festival Baltimore

Crab Beer Baltimore

Para perder el sentido. ¡Pobre Pau!

Uno de los pasajes de El Tomoscopio de Mimbre quiso situar en Baltimore al entonces joven Pau Fortell (Ulrich Wessling) en una etapa posterior a la universidad, estrenándose en su primer trabajo. Ciudad norteamericana que también fue escenario de grandes veladas de cesta-punta, hoy venida a muy menos como en el resto del mundo.

Para ello el autor ambientó un escenario como el Crab & Beer Festival tan reputado en la localidad por tamaña degustación de este sabroso crustáceo durante unos días. Eso sí, bien acompañado de abundante cerveza.

Momento importante de la novela al determinar, y de qué manera, el futuro del personaje del informático que acompaña al protagonista. ¡No se lo pierdan!

Cafiaspirina: lo toman los pelotaris

Cafiaspirina

¡Qué antigüedad!

No es la primera vez que trato de hacer entender a los lectores de El Tomoscopio de Mimbre que el deporte de la cesta-punta gozaba hace años de una popularidad y seguimiento inimaginable en nuestros días. Si me aceptan el símil, como el fútbol hasta hace unos años. Porque lo del fútbol, últimamente, ya ha adquirido tintes de proporciones insanas.

Una muestra más de esta gran presencia la constituye el hecho de que fuese protagonista de anuncios publicitarios de lo más variopinto. Dos de ellos recientes, el de Loewe y Carte Noire, coronan una lista que hunde sus raíces en un pasado nada cercano. Y no sólo en España.

Este “comercial” recuperado de los años 30 del siglo XX testimonia la imagen de “primo de Zumosol” atribuida a estos deportistas.

Cafiaspirina

Augusto: recuerdo cariñoso así como respeto al legado

Augusto Tolón

¡Que sepas que todavía sigues inspirando a gente!

Como muchos de los seguidores de este blog ya conocen, la dedicatoria principal de El Tomoscopio de Mimbre tiene un nombre: Augusto Tolón. Hoy hubiera cumplido 84 años pero, ya se sabe…, la vida.

Al margen de la cantidad de personas que amablemente me transmiten sus muestras de cariño, al recordarlo, cuando paseo por la ciudad. Y como siempre, muy agradecido por el destacado honor que le realizó el ayuntamiento en su momento dedicándole el Centro Cívico de Zona Norte en El Puerto de Santa María (Cádiz).

La cara negra de los aeropuertos

Aeropuerto de Cointrin

Un aeropuerto para dos países

Si existe algún lugar, como pocos, en el que la arbitrariedad ha venido haciendo nido a lo largo de estos años, este es en un aeropuerto. Y por si no hubiera bastante, los atentados del 11-S en Nueva York acabaron de poner la guinda al pastel.

Todos hemos recogido testimonios personales y relatados sobre los procedimientos  empleados por algún agente de la autoridad competente, más subidito de soberbia que de celo, protagonizando escenas que bordeaban el marco legal vigente.

En las páginas de El Tomoscopio de Mimbre se ha dejado constancia de algún que otro momento estelar acaecido al protagonista debido, precisamente, al color de su piel y otro sucedido en Nigeria donde lo oscuro no correspondía en este caso a ningún atributo personal.

Una simple canción prendió la chispa

anna maria jopek

Anna Maria Jopek: una voz espectacular

Las circunstancias en las que se fraguan determinadas relaciones afectivas en la vida, darían para engrosar la prolífica categoría de misterios insondables. Entre experiencias propias y ajenas, además de la abundante literatura al alcance, la casuística al respecto daría para ocupar muchos gigabytes de un disco duro.

En las páginas de la novela El Tomoscopio de Mimbre se producen varios de ejemlos de esto, aunque dos de ellas de una gran importancia para el desarrollo de la trama. Ahora les toca descubrir durante la lectura, cuál de ellas tiene relación con esta “simple canción” que provoca una ignición en la vida del protagonista. Deliciosa versión del tema polaco Cichy Zapada zmrok en la voz de esta excepcional intérprete:

Errol Flynn y la cesta punta

Errol Flynn

Gran actor australiano y vividor empedernido

De Errol Leslie Thomson Flynn se dice que en sus inicios fue marinero, buscador de oro y atleta. Sin embargo, se habla menos de su faceta de escritor. Eclipsada por su arrollador aterrizaje en Hollywood para protagonizar papeles de galán en algunas de las aventuras más recordadas del celuloide.

Destacado fue su apoyo al bando republicano en la guerra civil española, como el de otros muchos actores, pero este fue el único que apareció por España en 1937. Eso sí, desengáñense. Ni por altruismo ni heroismo ni por cualquier noble causa que se atribuye en estos casos. El tipo sólo quería estar en un lugar del mundo al que su primera mujer no pudiera seguirle, cansado de que ésta quisiera controlarlo las veinticuatro horas del día y por eso solicitó a su amiguete William Randolph Hearst, magnate de los medios de comunicación, un puesto como corresponsal de guerra.

Ya se sabe que alcohol, drogas y demás excesos conformaron parte del menú con el que vivir la vida siempre a tope. En esa línea de amante de los momentos intensos, se decantó también por un deporte intenso, la cesta-punta, como lo atestigua la siguente fotografía:

Fue marinero, buscador de oro y atleta. Recorrió medio mundo y vivió varias vidas hasta llegar, por casualidad, a Hollywood.Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/474819/0/errol/flynn/biografia/#xtor=AD-15&xts=467263
Fue marinero, buscador de oro y atleta. Recorrió medio mundo y vivió varias vidas hasta llegar, por casualidad, a Hollywood.Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/474819/0/errol/flynn/biografia/#xtor=AD-15&xts=467263
Fue marinero, buscador de oro y atleta. Recorrió medio mundo y vivió varias vidas hasta llegar, por casualidad, a Hollywood.Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/474819/0/errol/flynn/biografia/#xtor=AD-15&xts=467263

Errol Flynn

Algunas primuras sorprendentes

euskadi armenia

¡Sólo faltaría que fuese cierto!

Si algún lector de El Tomoscopio de Mimbre se llevó una sorpresa al conocer en las primeras páginas de la novela que parte de la genética del califa cordobés Abd al-Rahman III era de origen vasco, que me contarán cuando les diga que hay un lingüista armenio por ahí que sostiene que su pueblo y el vasco son primos hermanos.

¿Y si fuera cierto qué? Pues otra muestra más de que los pueblos del mundo se han ido fraguando, en mayor o menor medida, a base de mezcolanzas de uno o más tipos. Tanta pamplina con el Rh y la raza autóctona cuando el descifrado del genoma ya ha demostrado que por ese lado las diferencias son mínimas. Ya lo dice, entre otros muchos, Karra Elejalde que los prejuicios se te quitan viajando mucho y conociendo cada vez más gente, a poder ser interesante -añado yo.

Lo que hemos avanzado desde los tiempos en que el negro, el indio, etc… eran consideradas criaturas de orden menor. Y lo que nos queda por seguir avanzando…

Sobre la ConsBITución americana…

suzi levine

¡Los tiempos adelantan que son una ¿barbaridad?!

El pasado año saltó a los medios la noticia de que la nueva embajadora de los EEUU en Suiza, Suzi Levine, había jurado el cargo sobre un lector de e-book con la Constitución del país en pantalla.

Es posible que la embajadora esté enviando el mensaje de que viene un tiempo nuevo en la relación con el Estado Helvético después de los tiras y aflojas que han mantenido estos dos países en materia de claridad fiscal con respecto a los evasores norteamericanos, como quedó constancia en esta entrada. El Tomoscopio de Mimbre aprovechó esta circunstancia para trazar un hilo más de la trama en la novela que depara no pocas sorpresas de todo signo a los protagonistas.

Aunque sería deseable que este juramento digital de la embajadora Levine trajese de la mano un impulso radical  al desmantelamiento de esa trama de espionaje tecnológico a diestro y, sobre todo, siniestro orquestada por la Administración USA.

Kerviel o qué pasa si salen mal las cosas

jerome kerviel

Un lío no siempre es una “mujé con doh maríos”

Este blog viene dando ya, desde sus inicios, alguna puntada sobre la podredumbre instalada en las diferentes economías mundiales, a saber: El “TIC y traca” en las bolsas mundiales, BlackFriars: “il ponte maledetto, Del grùyere al emmental, El que no avisa no es Trader, Economía de casinos: “casinada al aparato”, Es oro todo lo que reluce pero no todo debe relucir, Ginebra no es nombre banco pero…, La isla de Tórtola: un paraíso…

Hoy El Tomoscopio de Mimbre pone el foco sobre un escándalo destapado nada más comenzar el año 2008 en París, en el cual un miembro del equipo de trading del banco Société Générale, Jérôme Kerviel, al parecer se había extralimitado en sus funciones asumiendo un alto riesgo en el posicionamiento inversor de la entidad.

Como bien se pudo demostrar a lo largo de la investigación, el tipo no obtuvo lucro personal en ningún momento. Esto unido a unas declaraciones que realizó en las que hacía entrever que no actuó tan a espaldas del banco como éstos manifestaron, podrían llevar a la conclusión de que la entidad se aplicó el cuento de que el mejor amigo del hombre es el chivo expiatorio.

¡Que se lo cuenten ahora a Greenpeace, que recientemente se ha visto envuelta en un escándalo similar aunque de proporciones bastante menores!