Sevilla como escenario inmejorable

Jardines_Murillo._Sevilla

Enclave mágico de los Jardines de Murillo

En el tiempo que lleva de andadura este blog, no son pocas las referencias que se han realizado a la ciudad de Sevilla: el Frontón Betis, el Frontón Sierpes, el grupo de música medieval ARTEFACTUM, la Expo ’92, El legado alemán en Andalucía, El patrón alado de Venecia en Sevilla, El Dragón Verde… ¡Y las que quedan!

Es de justicia reconocer que Sevilla da mucho juego para cualquier contador de historias por su riqueza tanto histórica, antropológica como arquitectónica. Por eso también era de justicia que algunos de los momentos mágicos de El Tomoscopio de Mimbre tuvieran lugar en esta mítica ciudad.

Quédense con la imagen de esta entrada en sus retinas porque es el sitio donde surge la relación del protagonista con la hermosa Hiromi.

Anuncios

El Dragón Verde

el dragón verde

Una taberna lugar de encuentro para pelajes de signo diverso

Este pub de singular ambiente ubicado en la ciudad de Sevilla ha sido muchas veces el destino elegido por los miembros del grupo Artefactum para rematar en alcohol una noche de concierto.

A pocos metros del conocido puente de La Barqueta, es uno de locales citados en El Tomoscopio de Mimbre donde ocurren no pocas peripecias y alguna que otra conversación profunda. Como suele suceder con copas por medio y, normalmente, con alguna de más.

¿No han leído aún este episodio? ¡Se lo están perdiendo!

El patrón alado de Venecia en Sevilla

San Marco Cuna Sevilla

Un lugar con encanto

La calle Cuna de Sevilla fue testigo durante muchos años del buen hacer gastronómico de un restaurante que respondía al nombre de San Marco. Justo en el lugar ocupado por la antigua caballeriza de una casa señorial del siglo XVII, este local destacaba por su decoración con tintes de palacio veneciano y por lo acogedor del trato por parte de su personal.

Lo que probablemente pocos sevillanos supieran es que la familia que puso en pie este restaurante, y otros tres, era de Tánger. A estas alturas del blog a nadie debe extrañarle que un tangerino pueda tener apellido italiano. Gajes del cosmopolitismo. Por eso el local y esta familia aparecen nombrados en El Tomoscopio de Mimbre.

Un día de Septiembre de 2012 este selecto restaurante cerró sus puertas y nos dejó algo huérfanos a sus incondicionales aunque siempre nos quedarán… el de la calle Santo Domingo de la Calzada y el del barrio de SantaCruz. No obstante, nunca será igual.

La Expo’92 también fue un gran mamoneo

¡Once upon a time in the South!

¡Once upon a time in the South!

Desconozco lo al día que vivieron los acontecimientos de la Exposición Universal de 1992 en Sevilla, aunque de muchos fue conocido cómo bajo el manto del divertimento y la espectacularidad, se cometieron un sinfín de tropelías. Incluso llegó a acuñarse el “pellón” como magnitud monetaria de despilfarro, jugando con el término millón y el apellido del ínclito consejero delegado de la Sociedad Estatal Expo’92, Jacinto Pellón.

Otro escándalo monumental, y les dije en una entrada anterior que se lo contaría, lo constituyó la concesión ex aequo al arquitecto Emilio Ambasz del premio del Concurso Internacional de Ideas convocado para el diseño del recinto de la EXPO´92. El otro “premiado” fue el ingeniero José Antonio Fernández Ordoñez, apellido ilustre por la actividad política y económica de sus hermanos.

Lo que pudo haber sido (y no fue) un proyecto digno para la Exposición y un hito arquitectónico para la Historia de la ciudad, tal como propuso Ambasz, se trató de hibridar con la propuesta del otro ganador. A lo que, acertadamente, se negó el hispanoargentino que abandonó su idea de llevarlo a cabo. El comité encargado entonces de sacar adelante la magna construcción del recinto, quiso recuperar algunos elementos de Ambasz, casi seguro que por mala conciencia arrastrada.

De estos tejemanejes no se salvó ni el impresionante espectáculo del lago del Pabellón de España. En los años previos a su inauguración, el comité organizador del evento tuvo a bien recibir al representante de una compañía estadounidense, Juan Ramón Garcés, que presentó una propuesta novedosa que consistía, esencialmente, en una réplica de la exhibición que se ofreció todas las noches durante seis meses. La “amarga” respuesta la recibió un año después, justo al contemplar en televisión (con cara de ¿asombro?) un resumen de los mejores momentos de la magna celebración en su primera semana. Ahora verán con otros ojos el vídeo oficial acerca de cómo implementaron dicho espectáculo.