El Dragón Verde

el dragón verde

Una taberna lugar de encuentro para pelajes de signo diverso

Este pub de singular ambiente ubicado en la ciudad de Sevilla ha sido muchas veces el destino elegido por los miembros del grupo Artefactum para rematar en alcohol una noche de concierto.

A pocos metros del conocido puente de La Barqueta, es uno de locales citados en El Tomoscopio de Mimbre donde ocurren no pocas peripecias y alguna que otra conversación profunda. Como suele suceder con copas por medio y, normalmente, con alguna de más.

¿No han leído aún este episodio? ¡Se lo están perdiendo!

El “TIC y traca” en las bolsas mundiales

Flash-Boys

¡Adivinen la siguiente etapa en la evolución!

En un capítulo concreto de El Tomoscopio de Mimbre, al hablar de los traders, se acaba concluyendo que el gran peligro del trading no reside tanto en su operativa, ya perversa en su origen y objetivo, sino en haber dejado en manos de los ordenadores la mayoría de decisiones, de compra y venta, a tomar en cuestión de nanosegundos.

Algo que recientemente viene a corroborar Michael Lewis con la publicación de su libro Flash Boys, en el que denuncia cómo  estas prácticas provocan vaivenes carentes de toda lógica en los mercados bursátiles, sutilmente dirigidos por ciertas corporaciones financieras y aprovechándose de microventajas tecnológicas para ganar dinero de manera aún más sucia.

¿Cuánto más tiempo va a pasar hasta que los Estados ejerzan lo que les queda de soberanía para combatir este vulgar timo?

 

El patrón alado de Venecia en Sevilla

San Marco Cuna Sevilla

Un lugar con encanto

La calle Cuna de Sevilla fue testigo durante muchos años del buen hacer gastronómico de un restaurante que respondía al nombre de San Marco. Justo en el lugar ocupado por la antigua caballeriza de una casa señorial del siglo XVII, este local destacaba por su decoración con tintes de palacio veneciano y por lo acogedor del trato por parte de su personal.

Lo que probablemente pocos sevillanos supieran es que la familia que puso en pie este restaurante, y otros tres, era de Tánger. A estas alturas del blog a nadie debe extrañarle que un tangerino pueda tener apellido italiano. Gajes del cosmopolitismo. Por eso el local y esta familia aparecen nombrados en El Tomoscopio de Mimbre.

Un día de Septiembre de 2012 este selecto restaurante cerró sus puertas y nos dejó algo huérfanos a sus incondicionales aunque siempre nos quedarán… el de la calle Santo Domingo de la Calzada y el del barrio de SantaCruz. No obstante, nunca será igual.

La guerra del Rif

Guerra del Rif

La foto no refleja todo lo negro de esta guerra

Mi padre me contó en alguna ocasión que su madre, mi abuela Isabel, natural de Algeciras, relataba cómo de pequeña acompañaba habitualmente a su padre al puerto de la localidad isleña. Ahí pudo conocer de primera mano las tétricas travesías que realizaron aquellos barcos que con el alba transportaban a la reclutería para combatir en la guerra del Rif (1911-1927), volviendo incluso muchos de ellos a puerto bien entrada la noche en sendas cajas de pino.

Pero cuando El Tomoscopio de Mimbre se gira un poco, la imagen modifica su geometría y ofrece otras ópticas adicionales a las vistas con anterioridad. Y así pasa, cuando se lee más del tema, que saltan perlas como la utilización de gas iperita (conocido como gas mostaza) por parte del ejército español,  ya en 1926, contra las tropas lideradas  por Mohamed ben Abd-el-Krim, aunque bien es cierto que el primero en llevarse bofetadas en esta guerra (y de las tradicionales) fue Ahmed al-Raisuni. Todo por reclamar su derecho al trono de Marruecos, cosa que casi consigue cuando el presidente norteamericano Theodore Roosevelt se enfrentó al “gobierno de la zona”, que lo acabó nombrando Pachá de Tánger y gobernador de Yebala. Luego se haría amigo de España y llegaría a combatir contra el propio Mohamed ben Abd-el-Krim. ¡Sorpresas te da la vida!

Algo más de información…

Rafael Matesanz, verdadera marca España

Rafael Matesanz

Un hombre para los demás

El Tomoscopio de Mimbre pone hoy el foco en una persona cuya labor merece un reconocimiento especial, a tenor de la gran labor realizada en el área médica de los trasplantes de órganos que ha situado para a España a la cabeza mundial en esta materia.

De hecho, no pocos responsables de salud de otros países han desfilado por las oficinas de la ONT (Organización Nacional de Trasplantes) para adquirir ese know-how desarrollado por el equipo del doctor Rafael Matesanz y ponerlo al servicio de sus respectivas sociedades.

Y pensándolo bien: si por ganar un campeonato del mundo de fútbol se nombra marqués a su máximo responsable, ¿qué galardón debería concederse a este doctor, anivel personal, que ha salvado la vida a tantas personas?

Fútbol en Tánger; el campo del Marshan

Estadio Marchan

Testigo de grandes tardes futbolísticas.

El Tomoscopio de Mimbre rescata, de uno de sus espejos, un retazo de ese Tánger de antaño constituido por el fútbol. Y hablar del deporte rey en esta localidad, es hablar también del campo del Marshan. No obstante, difícil olvidar equipos como el Unión Deportiva España, con gran número de jugadores españoles entre sus filas.

Con la nueva imagen que el gobernador de Tánger (Wali de Tánger) pretende proyectar al mundo, el recinto del Marshan ha dejado paso al nuevo Grand Stade de Tánger. Una instalación preparada para albergar 45.000 espectadores y con todos los requisitos FIFA para disputar partidos internacionales.

El Atlético de Madrid, equipo intratable esta temporada, tiene un vínculo añejo con esta tierra. No hay más que rescatar de la memoria de nuestros mayores aquel 9-1  que en 1941 recibiera el equipo local por parte de los colchoneros. Tradición retomada en los últimos años que ha deparado incluso la disputa de un partido entre los equipos femeninos de ambas escuadras hace cosa de un año, como se ve en esta imagen.

tanngergool

Ramón Gaya, cuando un poema surge del pincel

Un artista singular

Un artista de la eterna búsqueda

El Tomoscopio de Mimbre rinde homenaje a un grande: Ramón Gaya. Sobre todo por la manera en que supo entender e incorporar a su acervo artístico la pintura oriental. A su vez, la novela no perdió la oportunidad de destacar su amistad con otra grande, en este caso del pensamiento: María Zambrano.

Ramón Gaya ha recibido calificativos entre otros como el de “pintor poético”, probablemente porque tenía el talento para pintar el alma, cosa sólo al alcance de esos elegidos para artistas de la intimidad. Este blog es magnífico para conocer su arte.

Imbuido por una corriente que R.H. Blyth plasmó en una frase antológica: “El haiku es un dedo señalando a la luna. Si el dedo está enjoyado, no vemos a dónde señala“, esta influencia no surgió en Ramón Gaya de la nada. Fue a partir de su estancia en ese exilio mexicano, que entró en contacto con poetas como Octavio Paz, Juan José Tablada y Xavier Villaurrutia, lo que permite comprender ese periodo pictórico del autor con esos rasgos zen, plasmados a través de imágenes de colores y luces pálidas producto de los guaches o pasteles empleados.

Contemplen el original de Hiroshige y la versión que realizó de este cuadro Ramón Gaya rebautizado por él como “La Tormenta”:

Original La_tormenta_Gaya