Radio Mackay de Tánger

Mackay Radio

Mackay Radio tenía una sucursal en Tánger

Pues sí. Algún lector que estas alturas de El Tomoscopio de Mimbre aún se esté preguntando por la existencia o no de esa radio en la que trabajaba el padre del protagonista en Tánger, tiene en esta entrada su confirmación.

Siempre se supo que esta radio no era más que una base, no militar pero casi, de los norteamericanos (USA) en el norte de África a través de la cual controlar la información que circulaba por el espacio radioeléctrico en este rincón del mundo a beneficio de inventario de la Administración norteamericana. La imagen ilustra a las claras la importancia de la casa matriz de esta radio, en su tiempo recogida por el periódico ABC en 1933.

De entre sus colaboradores más destacados en su sede tangerina hubo españoles como Jaime Menéndez Fernández. Pero ahí no acaba la cosa. También existió otra radio de características similares, la RCA, de la que formaron parte tangerinos como Pepe Gisbert (vecino, por cierto), Paco Jiménez, Rubén Acosta y José Antonio Perea, que a la postre acabaron enrolándose en los destacamentos madrileños de la NASA en Fresnedillas, primero, y Robledo de Chavela después.

Anuncios

Rghaif: un desayuno diferente

rgaif

Una maravilla para desayunar

Por la foto se intuye que puede ser la adaptación marroquí de la conocida crêpe. Y se parece, pero no es lo mismo. A una boca algo viajada no hay quien la engañe.

Mis favoritas siempre fueron las de mantequilla rancia y miel. De hecho, cuando voy a Tánger elijo los hoteles en función de si ofrecen rghaif o no en el desayuno.

Por si alguien se anima a hacerlas, la videoreceta:

Habrá que sacarlo de la Xistera

También conocida como cesta

El Tomoscopio de Mimbre saluda todas las iniciativas que busquen dar impulso al espectacular deporte de la cesta punta. Y recuperar, cómo no, la presencia que en sus tiempos de oro obtuvo en no pocos países.

No es la primera vez que se ha comentado en este espacio la enfermiza dependencia que llegó a tener este deporte en relación a las apuestas, siendo uno de los motivos de su brutal caída, sin perder de vista lo gravosas que resultan las herramientas para su práctica.

Por eso, un proyecto como XISTERA tiene en su agenda, a modo de prioridad, dar a conocer la cesta punta a los niños de forma que proliferen las asociaciones que soporten socialmente su nuevo auge.

El siguiente vídeo da una idea de este necesario proyecto. ¡Mucha suerte!

 

Teatro Cervantes

Teatro Cervantes

El Templo de la canción española en Tánger

Inaugurado en 1913 con un aforo para 1400 butacas, por su escenario pasaron figuras como Estrellita Castro, Carmen Sevilla, Imperio Argentina, María Caballé, Antonio Machín, Manolo Caracol, Lola Flores, Pepe Marchena o Juanito Valderrama.

Por ello no es exagerado decir que este teatro, que vivió su época dorada en la década de los cincuenta, fue el más grande y más conocido del norte de África. Y así quiso dejar constancia de ello El Tomoscopio de Mimbre haciendo referencia a los cancioneros que se repartían antes de las actuaciones.

Hoy, pese a varios intentos de uno y otro lado por recuperarlo, nadie termina por echar el pie adelante para convertirlo en un centro cultural al servicio de los habitantes de Tánger.

Un vino de “chapeau”

Un lujo al alcance de todos

Un lujo al alcance de todos

Hay una escena de El Tomoscopio de Mimbre en que se hace alusión a un tipo de vino de la comarca Jerez-Xeres-Sherry de un sabor y color inigualables: el vino oloroso seco.

Desde esta entrada se quiere hacer un homenaje a quienes, en mi opinión, mejor consiguen transformar la uva en este río de oro líquido. Y no son otros que los de la Bodega González Obregón de El Puerto de Santa María (Cádiz).

El propio autor de El Conde de Montecristo, Alejandro Dumas, no quiso dejar de alabar estos vinos en su obra y cómo no, en un libro poco conocido de él por estos lares como era El Gran Diccionario de la Cocina.

María Sagredo y la importancia de las abejas

Recreación Sagredo

María Sagredo, adalid de las abejas

En una entrada anterior de este blog se hizo referencia a este pechera que ha pasado a la Historia por su ardor guerrero frente a las escaramuzas moriscas de 1570, arrojándoles a la desesperada colmenas plagadas de abejas.

Tal como se aprecia en esta bonita imagen, que sirve de invitación a acercarse el próximo fin de semana a este enclave de la malagueña Sierra de las Nieves, para participar junto con sus vecinos en la I Recreación Histórica de aquel suceso, aparece esta heroína enjambre en mano.

Dado que la localidad de Alozaina (@aytoalozaina) está ubicada en un entorno de alto valor ecológico, ligo esta noticia con la reciente campaña promovida por GreenPeace para salvar las abejas para las que no corren buenos tiempos debido a determinados pesticidas empleados en la agricultura.

Si en su día María Sagredo se valió de las abejas para ahuyentar esa emboscada morisca, debemos saber que las abejas nos llevan blindando de muchos problemas con su actividad a los seres humanos. Ahora nos toca a nosotros arrimar el hombro en su defensa.

 

 

Ché…sta punta

Toda una leyenda en Argentina

La trayectoria del juego de “pelota” en Argentina (ahora, pelota paleta) da sus primeros pasos en 1776, ubicando el primer frontón a orillas del Río de la Plata, en la esquina noroeste de las actuales calles Tacuarí y México. De hecho, en Buenos Aires funcionaron con posterioridad algunos muy conocidos como los denominado Plaza Euskara, Frontón buenos Aires y Frontón Nacional y el trinquete del “Club de Pelota y Esgrima”, aún en activo.

Pero lo que no es conocido por el gran público es que la cesta punta, como la conocemos, surgió en las últimas décadas del siglo XIX inventado por un grupo de pelotaris vascos que practicaban el joko-garbi en frontones de Argentina. Tras varias modificaciones introducidas en la herramienta, tendentes a agrandar la chistera y jorobarla cada vez más para embolsar la pelota.

Eso llevó a un juego más fácil, rápido y vistoso permitiendo el atxiki (retención de la pelota) hasta el punto de adquirir gran popularidad, cruzando el charco de vuelta para enganchar a los vascos de ambos lados de la frontera del Pirineo y más allá.  Para luego, extenderse por medio mundo como bien queda reflejado en la novela El Tomoscopio de Mimbre.