¡Oh, deer!: los sikas de Nara

Sika de Nara

¡Pese a todo están considerados como intocables!

La semana anterior publicaba en este blog la fascinante aventura del escritor español Vicente Blasco Ibañez, relatada en su interesante “La vuelta al mundo, de un novelista“. Pero fue durante la lectura del episodio donde el autor desgrana sus andanzas por Japón cuando se produjo uno de esos momentos mágicos que la vida te regala de vez en cuando.

Repasando algunos blogs y vídeos que en Internet hay publicados sobre viajeros y turistas al país del Sol Naciente, quiso la casualidad que una de aquellas grabaciones audiovisuales mostrara la apacible vida que llevan unos cervatillos en el Parque Nacional de Nara. Esta ciudad, bajo la denominación de Heijō-kyō, fue la primera capital fija de Japón. Cuenta la leyenda que allá por el siglo VIII, a los pocos años de su fundación, “un dios montado en un ciervo blanco visitó el lugar sobre el monte Mikasa”. Desde entonces los ciervos sika (shika en japonés) de este lugar, aparte de sagrados, son considerados como “los protectores de la ciudad y mensajeros de los dioses”, hasta el extremo de que matar un ciervo en Nara en tiempos pretéritos conllevaba la pena capital.

La magia surgió al comprobar cómo en el libro, Blasco Ibañez describía su periplo por las sendas de este parque en el momento de ser “asaltado” por estos animalillos en busca de sus ansiadas galletas de avena prensada, mientras que en el vídeo se reproducía la misma escena por parte de unos occidentales del siglo XXI.

El Tomoscopio de Mimbre no dejó pasar la oportunidad de incluir entre sus páginas, aunque de forma breve, una referencia a este episodio. Y les obsequia con este vídeo para su disfrute.

Anuncios

Arequipa

Una región con cada vez mayores contrastes

Una región con cada vez mayores contrastes

Capital y ciudad más grande del Departamento con igual nombre, es un enclave de grandes contrastes. La base de su pujanza económica descansa sobre una ancestral tradición de inversiones industriales unida a una poco productiva pero abundante población de corte agrícola y ganadero, a la que ha venido a completar a lo largo de la última década el bestial repunte del negocio inmobiliario.

Las imágenes que ilustran esta entrada son una buena muestra de esto, al mostrar desde el Arequipa más urbano y moderno hasta las zonas menos favorecidas. No obstante, su desarrollo actual actual es imparable.

El Tomoscopio de Mimbre rinde homenaje en sus páginas a esta región sureña del Perú en las personas de unas abnegadas picanteras al pie del volcán Misti. ¿Que no saben qué es una picantería? Pues unos modestos locales donde se elaboran y venden platos picantes (rocoto rellenos, por ejemplo) acompañados de una buena chicha (zumo espirituoso de maíz fermentado, normalmente) y cuyas cocinas tienen la peculiaridad de usar leña como combustible. ¡Algo fuera de serie!
areq2

Eliane Elías: la elegancia al piano

Eliane ElíasEn el firmamento de astros musicales los hay que destacan por su técnica, por un sonido innovador, y algunos, muy pocos, por su elegancia. En el caso de esta artista, fue este el hecho que determinó su inclusión en uno de los momentos más emocionantes de El Tomoscopio de Mimbre.

En la particular pléyade de estrellas del jazz, el concepto de la elegancia está bien detentado por la pianista brasileña, Eliane Elías. La artista paulistana destacó desde temprana edad, tan es así que su madre, gran intérprete de música clásica y amante del jazz, la envió a Nueva York para pulir aún más su talento.

Ello posibilitó que tocara con músicos de la máxima importancia como Toots Thielemans, Joe Henderson, Bob James y los mismísimos Steps Ahead. Su brillante trayectoria le ha llevado a ganarse varias nominaciones a los Grammy.

Como aperitivo, les dejo este vídeo de la película-documental dirigida por Fernando Trueba, Calle 54.

La Rosa Azul de Alejandría

La rosa azul

¡También conocida como la Flor del Olvido!

Aunque quien primero me hizo saber sobre el concepto fue, nuestro siempre añorado, Manuel Vázquez Montalbán a través de una gran novela de similar título, la magia al respecto corrió a cargo del ya mencionado en este blog, poeta y cantante portuense, Javier Ruibal. Un tema que ya forma parte de la discografía ilustre de la música española y, como no, de la poesía contemporánea.

El Tomoscopio de Mimbre, desde el principio, reservó un hueco entre sus páginas a esta bella pieza poética para que ella misma decidiera su ubicación más idónea. Y así fue como procedió a diseminarse por varios momentos del relato sin perder finalmente ese poder que le atribuyen de actuar sobre aquellos que en verdad han amado más que a su vida misma.

¡Querido Javier Ruibal, con el respeto y admiración que sabes que te profeso!

Pepe Da Rosa: una “cosa” más

Desde que lo inventaron los elegantes

Ya me voy, ya me voy… ¡y por suerte nunca se ha ido!

Es un verdadero honor, o humor según se mire, para El Tomoscopio de Mimbre dedicar una de sus entradas a un genio sevillano que dejó gran impronta en su ciudad.

Más allá de algunas interpretaciones de relumbrón, más alimenticias que otra cosa, quedaron fijadas en la memoria de un chico de once años recién repatriado a Andalucía los dichos y expresiones que formaban parte de sus “cosas” con las que este artista arrancaba la mar de sonrisas y carcajadas de sus fieles.

“Con más frío que lavando rábanos”, “y pegó un camellazo que se le enderezó hasta la joroba”, “aquí no hay dinero y de ahí sale endiñao hasta el cajero”, “le cae como un ladrillo en ayunas”, “¡agora La Casera!”, fueron unas pocas perlas inolvidables que ahí quedaron.

Pero, en mi opinión, los momentos más gloriosos los tuvo al versionar de manera muy personal algunos pasajes de la mitología. En este primer audio, cuenta como nadie la peculiaridad del talón de Aquiles.

http://www.goear.com/embed/sound/d21478f

Este segundo, ya en vídeo, es otra joya del humor en la que Hércules es su protagonista.

¡Que los disfruten!

La cesta-punta en Filipinas

¿Los últimos de Filipinas?

¿Los últimos de Filipinas?

¿Pensaban que el deporte de la cesta-punta sólo recaló en China dentro del continente asiático? Ya van a ver que no quedó la cosa ahí. Si les nombro Manila, ¿qué tal?

Hombre, siendo Miguel López de Legazpi su fundador, algo debió ayudar el ser vasco. Según me cuentan, la cultura nativa tiene tan fuertemente arraigada la cultura del juego que hasta los niños de familias desfavorecidas, que van a pedir un bol de comida a los centros regidos por monjas, se apuestan ese sustento al primer juego al que les retan. Tan así que el frontón siempre estuvo a tope en sus tres turnos diarios, de 4 a 12 de la noche, hasta que la presidenta Cory Aquino a finales de los años ochenta, clausuró el negocio del Jai Alai controlado por la familia de Imelda Marcos, esposa del hasta pocos años antes dictador Ferdinand Marcos.

Pese a tímidos intentos de recuperación del deporte/negocio bajo el mandato del presidente Joseph Estada, actualmente este frontón manileño asiste a un intento de reverdecimiento por parte del expelotari Aitor Totorica desde hace un par años. ¡Suerte caballero!

No obstante, no hay que olvidar el segundo frontón que hubo en Filipinas: el ubicado en la isla de Cebú. Edificio ya en estado ruinoso pero al que algunos inasequibles al desaliento, como los de la foto, continúan practicando su deporte favorito todavía hoy en día.

cebu-pelota-vasca

La Lanterna: faro mítico de los marinos “superbos”

Majestuosa observadora

Ubicada en la antigua “La Superba”, nombre que recibía Génova en la Edad Media, cuando ostentaba su condición de República Marítima, ha sido testigo y guía de embarcaciones desde 1128, que se sepa. En realidad, este primer faro fue uno de los caídos por causa de fuego amigo al batallar el capitán Andrea Doria contra unos franceses que habían hecho nido, sin permiso, por las inmediaciones. Es por ello que la actual “antorcha” data de 1543, fecha de la que se conoce su reconstrucción.

El peñón que actualmente acoge a la Lanterna es lo que queda del promontorio de San Benigno, al que se arrebató superficie para construir uno de los puertos más prósperos del mundo.

Desde las primeras ramas secas que se quemaban en la cima del promontorio hasta la moderna iluminación, pasando por las lámparas de aceite de oliva, esta majestuosa “luz de costa” ha sido testigo no sólo del paso y atraque de innumerables barcos si no de fareros ilustres como el propio Antonio Colombo, tito de Cristóbal, este último también conocido como descubridor del continente americano. Sin hacer por supuesto de menos a Román Arthés, protagonista de la novela El Tomoscopio de Mimbre, cuya llegada a este puerto supone un antes y un después en el desenlace de la trama.