Le “Petit Taxi”

petit taxi

Un peculiar modo de transporte

Una de las estampas habituales de Tánger, y a la vez mal conocida por los turistas novatos, es la de una legión de vehículos Fiat Punto de color turquesa, con raya amarilla horizontal a media altura, que circulan recogiendo y soltando pasajeros por sus calles.

Y digo mal conocido porque no responde exactamente al concepto de taxi al que en España estamos acostumbrados. Ya no sólo por el precio, ridículo por cierto, sino por ese peculiar sistema que deja al arbitrio del conductor ir deteniéndose en cualquier momento a subir nuevos pasajeros, además de los presentes.

Aún así tiene su encanto siempre y cuando el conductor no esté aquejado de diarrea verbal, detalle recogido en uno de los capítulos de El Tomoscopio de Mimbre.

Anuncios

Sevilla como escenario inmejorable

Jardines_Murillo._Sevilla

Enclave mágico de los Jardines de Murillo

En el tiempo que lleva de andadura este blog, no son pocas las referencias que se han realizado a la ciudad de Sevilla: el Frontón Betis, el Frontón Sierpes, el grupo de música medieval ARTEFACTUM, la Expo ’92, El legado alemán en Andalucía, El patrón alado de Venecia en Sevilla, El Dragón Verde… ¡Y las que quedan!

Es de justicia reconocer que Sevilla da mucho juego para cualquier contador de historias por su riqueza tanto histórica, antropológica como arquitectónica. Por eso también era de justicia que algunos de los momentos mágicos de El Tomoscopio de Mimbre tuvieran lugar en esta mítica ciudad.

Quédense con la imagen de esta entrada en sus retinas porque es el sitio donde surge la relación del protagonista con la hermosa Hiromi.

Algoritmos para un mundo mejor

Regina Llopis

Máxima admiración al trabajo bien hecho

La primera vez que escuché hablar de los algoritmos genéticos fue por boca de Regina Llopis, fundadora entonces de la incipiente empresa barcelonesa AIA (Aplicaciones en Informática Avanzada), en un curso de verano celebrado en El Palacio de la Magdalena en Santander sobre Inteligencia Artificial.

Me remonto al año 1990, en el que había que discernir si lo novedoso era la Inteligencia Artificial o que una mujer  en España mostrara una vasta preparación en este campo. Reconozco que su ponencia fue de las más atractivas del curso y nunca pude olvidar cómo habían conseguido minimizar la ruta de recogida por parte de los camiones de una empresa lechera en Galicia. Todo esto simulando mediante algoritmos lo que la evolución enseña a los seres vivos a lo largo de años de prueba y error, pero todo ello a velocidad de ordenador.

Esta fue la razón, además de por el espíritu de responsabilidad social de la que siempre ha dotado a su empresa, por la que se eligió AIA como trampolín inicial para el hacker catalán que acompaña en su aventura al protagonista de El Tomoscopio de Mimbre.

Hoy en día, la empresa se dedica a implementar soluciones a problemas complejos con altísima tecnología y valor añadido, como pueden comprobar en su página web.

El Dragón Verde

el dragón verde

Una taberna lugar de encuentro para pelajes de signo diverso

Este pub de singular ambiente ubicado en la ciudad de Sevilla ha sido muchas veces el destino elegido por los miembros del grupo Artefactum para rematar en alcohol una noche de concierto.

A pocos metros del conocido puente de La Barqueta, es uno de locales citados en El Tomoscopio de Mimbre donde ocurren no pocas peripecias y alguna que otra conversación profunda. Como suele suceder con copas por medio y, normalmente, con alguna de más.

¿No han leído aún este episodio? ¡Se lo están perdiendo!

El “TIC y traca” en las bolsas mundiales

Flash-Boys

¡Adivinen la siguiente etapa en la evolución!

En un capítulo concreto de El Tomoscopio de Mimbre, al hablar de los traders, se acaba concluyendo que el gran peligro del trading no reside tanto en su operativa, ya perversa en su origen y objetivo, sino en haber dejado en manos de los ordenadores la mayoría de decisiones, de compra y venta, a tomar en cuestión de nanosegundos.

Algo que recientemente viene a corroborar Michael Lewis con la publicación de su libro Flash Boys, en el que denuncia cómo  estas prácticas provocan vaivenes carentes de toda lógica en los mercados bursátiles, sutilmente dirigidos por ciertas corporaciones financieras y aprovechándose de microventajas tecnológicas para ganar dinero de manera aún más sucia.

¿Cuánto más tiempo va a pasar hasta que los Estados ejerzan lo que les queda de soberanía para combatir este vulgar timo?

 

El patrón alado de Venecia en Sevilla

San Marco Cuna Sevilla

Un lugar con encanto

La calle Cuna de Sevilla fue testigo durante muchos años del buen hacer gastronómico de un restaurante que respondía al nombre de San Marco. Justo en el lugar ocupado por la antigua caballeriza de una casa señorial del siglo XVII, este local destacaba por su decoración con tintes de palacio veneciano y por lo acogedor del trato por parte de su personal.

Lo que probablemente pocos sevillanos supieran es que la familia que puso en pie este restaurante, y otros tres, era de Tánger. A estas alturas del blog a nadie debe extrañarle que un tangerino pueda tener apellido italiano. Gajes del cosmopolitismo. Por eso el local y esta familia aparecen nombrados en El Tomoscopio de Mimbre.

Un día de Septiembre de 2012 este selecto restaurante cerró sus puertas y nos dejó algo huérfanos a sus incondicionales aunque siempre nos quedarán… el de la calle Santo Domingo de la Calzada y el del barrio de SantaCruz. No obstante, nunca será igual.

La guerra del Rif

Guerra del Rif

La foto no refleja todo lo negro de esta guerra

Mi padre me contó en alguna ocasión que su madre, mi abuela Isabel, natural de Algeciras, relataba cómo de pequeña acompañaba habitualmente a su padre al puerto de la localidad isleña. Ahí pudo conocer de primera mano las tétricas travesías que realizaron aquellos barcos que con el alba transportaban a la reclutería para combatir en la guerra del Rif (1911-1927), volviendo incluso muchos de ellos a puerto bien entrada la noche en sendas cajas de pino.

Pero cuando El Tomoscopio de Mimbre se gira un poco, la imagen modifica su geometría y ofrece otras ópticas adicionales a las vistas con anterioridad. Y así pasa, cuando se lee más del tema, que saltan perlas como la utilización de gas iperita (conocido como gas mostaza) por parte del ejército español,  ya en 1926, contra las tropas lideradas  por Mohamed ben Abd-el-Krim, aunque bien es cierto que el primero en llevarse bofetadas en esta guerra (y de las tradicionales) fue Ahmed al-Raisuni. Todo por reclamar su derecho al trono de Marruecos, cosa que casi consigue cuando el presidente norteamericano Theodore Roosevelt se enfrentó al “gobierno de la zona”, que lo acabó nombrando Pachá de Tánger y gobernador de Yebala. Luego se haría amigo de España y llegaría a combatir contra el propio Mohamed ben Abd-el-Krim. ¡Sorpresas te da la vida!

Algo más de información…