Hemingway y la cesta-punta

hemingway

El escritor de “Fiesta”

A nadie se le escapa la importancia que tuvo Ernest Hemingway de cara a posicionar en el mapa a la ciudad de Pamplona al contar sus experiencias por escrito acerca de los San fermines. No hay que más que comprobar la de visitantes norteamericanos que cada año se planta en la capital navarra para dar rienda suelta a su espíritu aventurero ante los toros (o ante el vino).

Más desconocida para el gran público fue su afición al deporte de la cesta-punta  del que declaró ser su deporte predilecto. Las canchas cubanas de Jai Alai fueron testigo durante años cómo disfrutaba con el juego de las estrellas puntistas del momento. Y del dinero que se dejaba tanto en apuestas como en los daiquirís que posteriormente se tomaba con los jugadores en el afamado Floridita de La Habana.

Lástima que sus incipientes problemas de Alzheimer, al margen de otros males incluidos el alcoholismo le empujaran a buscar una solución de plomo en bala a su vida. El Tomoscopio de Mimbre se congratula de que al menos en esta foto se le pueda ver en plenitud con una cesta enguantada.

Hemingway y la cesta-punta

Anuncios