Alfredo Bryce Echenique: un peruano del mundo

Alfredo Bryce Echenique

Su vida contada es su mejor novela

Debo reconocer que no es un literato con el que yo me haya volcado a fondo en su obra. Pero son de esos personajes cuya biografía y leyendas eclipsan cualquier relato que pueda surgir de su estilográfica.

Este peruano de familia acomodada que desde pronto sintió que su mundo necesitaba una buena dosis de viajes, para conocer lugares y gentes, recaló en no pocos países de Europa. Donde más se le recuerda es en París, en su época de profesor de La Sorbona, en la que protagonizó episodios delirantes como consecuencia de su prolongada crisis de insomnio que lo llevó a tener que pasar algún tiempo en el hospital.

Aunque sus correrías en España no fueron menores en intensidad, ni mucho menos. Existe prácticamente un anecdotario, las más de las veces real y el resto de ellas adobadas por la imaginación de su entorno, que dan a este hombre una dimensión digna de ser recogida en El Tomoscopio de Mimbre.

¡Salud caballero, aunque no haga usted mucho por ella!

Anuncios