Un ahora de arte, profesora

Raíz desnuda y poderosa

El año pasado llegó a mis manos uno de esos libros imprescindibles que cuesta entender cómo no se había fraguado hace ya muchos. Y digo bien, fragua, porque este trabajo ha visto la luz gracias a un denodado empeño de la profesora Alicia Berenguer Vigo, gran estudiosa de María Zambrano y su obra. Este es un país en el que el progreso acostumbra a llegar tarde, pero tendremos que dar por bueno y celebrar que, al menos, llegue.

De todos los seguidores de este blog son conocidos el afecto y respeto que profesa el que suscribe a esta gran figura del pensamiento, como bien quedó demostrado en la novela El Tomoscopio de Mimbre que atesora algunas perlas relacionadas con “esa niña llamada María”.

Gracias, profesora, por este libro de insultante y permanente actualidad como de tan bella factura.

Ginebra no es nombre de banco, pero…

Place_Molard

La Place Molard sin Jan Fabre

Cuando del ahora famoso Luis Bárcenas el gran público no conocía ni aspecto, ni mucho menos procederes, sí era vóx populi la existencia en territorio suizo de una de las mayores industrias financieras basada, cómo no, en el secreto bancario.

Si para España el turismo es fundamental para mantener a flote su economía, Suiza tiene basada su continuidad como país “con alto tren de vida” en el “calladitos estamos más guapos”. Una de sus plazas estrella es Ginebra, como capital económica de la zona francesa de la Confederación Helvética.

Aunque su elección como decorado de lujo para el desarrollo de El Tomoscopio de Mimbre, respondió a varias circunstancias que poco a poco se van desvelando a lo largo de la novela.

Las más sobresalientes, en lo sentimental, fueron la vivencia como exiliados de José Ángel Valente y María Zambrano. ¡Mis respetos a ambos! Aunque Miguel Servet, conocido en estos lares como Michel de Villeneuve, tuvo también su influencia.