¿Dónde está Nueva Helvecia?

PortalNH

¡Bienvenidos a la Suiza uruguaya!

Pues en Uruguay aunque cueste creerlo. Y es que Suiza no siempre fue el país pujante que es hoy. Los amantes de los libros de aventuras tienen presente las peripecias de los Robinsones Suizos, símbolo de aquellos habitantes helvéticos que tuvieron que coger el petate y buscarse la vida allende sus fronteras.

Y del grupo que recaló en el Uruguay de 1868, uno de los más listos de la clase era Teófilo Karlen que, poniendo en valor su condición de quesero, experimentó con la leche de las vacas locales. Siendo así que descubrió como estos animales tenían un porcentaje de materia grasa en su leche superior a sus homólogos alpinos.

Ahora, y no es casualidad, Uruguay es el mayor exportador latinoamericano de quesos, con una calidad reconocida. Como bien quedó recogido en El Tomoscopio de Mimbre.

 

colonia-suiza-nueva-helvecia

La Bolsa o la Vida

la bolsa o la vida

¡Nada como la claridad del maestro Forges!

Una de mis aficiones desde jovencito fue tratar de entender los entresijos financieros que regían ese mercados de valores mobiliarios que llaman Bolsa.

La conclusión final a la que llega El Tomoscopio de Mimbre después de todos estos años es que esto no deja de ser un juego. Que no tendría mayor importancia si no tuviera una afectación cada vez mayor en la vida de las personas, hasta el punto de descontrol (inversiones poco apegadas al tejido productivo) al que ha llegado hoy que lo empuja a uno a plantearse la dicotomía entre la Bolsa o la Vida.

En ese sentido el economista Paco Álvarez, vicepresidente hace unos años de la Bolsa de París, tiene abierto un excelente blog de título parecido al de esta entrada, en el que trata de hacer algo más comprensible lo que vulgarmente podría denominarse el “cómo nos la meten doblada”. Atalaya desde la cual nos muestra las claves de este capitalismo de amiguetes en que se ha convertido la economía mundial con el beneplácito, por omisión o inacción, de todos nosotros.

mafalda bolsa o vida

Proyecto Mármara

¡Vaya....!

¡Cuando la voluntad y el dinero se dan la mano!

En un momento dado de la novela El Tomoscopio de Mimbre, la trama se sitúa en tierras otomanas. Concretamente en Estambul, la antigua Constantinopla.

Para reflejar la pujanza económica que muestra la actual Turquía se hace mención en uno de los capítulos al Proyecto Mármara, que tal y como puede verse en la imagen de la izquierda pretende unir Londres con Pekín mediante transporte ferroviario y cuyo punto crítico consiste en hacer pasar a este tren de alta velocidad por debajo del Estrecho del Bósforo.

Una megaobra de ingeniería que requiere una ingente cantidad de recursos financieros y materiales, al margen del tiempo que puede llevar su realización. De lo primero da cuenta el protagonista en el libro, contando su experiencia al participar en dicho proyecto de la mano de un lobby japonés.

La siguiente imagen les puede aclarar algo de esta magna empresa.

Proyecto Mármara

En Moquegua no sólo huele a cobre

oregperu

¡El orégano, el otro cobre de Moquegua!

Hoy, El Tomoscopio de Mimbre aterriza en la zona sur de Perú. Concretamente en Moquegua. Cierto es que esta región ostenta el título de capital nacional del cobre.

Pero no se queda sólo ahí. La agricultura, aunque menos prestigiada socialmente y cuidada por el gobierno, tiene un peso cada vez más importante a medida que los campesinos van accediendo a una mejor formación y abriendo con esfuerzo mejores canales de comercialización.

El hecho de que este distrito forme parte de la ruta del Pisco incrementa en algo el PIB de los habitantes de la zona. Pero es la concienciación cada vez mayor de los agricultores la que está generando un número cada vez mayor de cooperativas que permiten desarrollar estrategias de valor añadido que repercuten de forma positiva en la comunidad.

Para los más avezados en materia política tendrán noticia de que esta localidad fue la que vio nacer al fundador principal del Partido Socialista peruano (posteriormente derivó en el Partido Comunista), José Carlos de Mariategui.

¡Vamos, una región completita!

Barrio de Liberdade, Sao Paulo

Liberdade_sao_paulo

¡Samba de ojos rasgados!

Uno de los aspectos más sorprendentes con los que Sao Paulo puede darnos la bienvenida es el desfile por la calle de no pocos japoneses. Y no es que sea el mismo que pasa varias veces, como diría Chiquito de la Calzada.

Lo más probable es que nos encontremos no muy lejos del Barrio de Liberdade donde se calcula hay censados poco más de un millón de ciudadanos cuyos orígenes nipones son innegables.

El Tomoscopio de Mimbre quiso aprovechar esta particularidad étnica para hacer notar cuan extendidos son los tentáculos de la mafia japonesa por el mundo, protagonizándose momentos de alto voltaje narrativo.

De todas formas, el premio al cosmopolitismo en esta ciudad, de 12 millones de habitantes por cierto, se lo lleva el barrio de Bom Retiro. Como bien se dice en la novela, es ese pedazo de Tánger que un día anidó en Sao Paulo.

Jai Alai, otro “Sueño Caraqueño”

Billo Frómeta

El maestro del bolero Billo Frómeta

Una vez más recibimos en este blog a la familia Chocrón aunque en esta ocasión la dedicatoria de esta entrada va especialmente para su patriarca y personaje de la novela, don José Chocrón, de nacionalidad venezolana.

Empiezo por un recuerdo que tengo desde joven siendo ésta una canción (transcribo un par de fragmentos) que venía en uno de los “cassettes” que Pepe nos trajo en una de sus visitas:
Domingo al atardecer vamos a casa de Fernando
como no hay nada que hacer seguro nos está esperando
La fiesta ya se prendió y ya la Billo’ está sonando
En la casa de Fernando nos estamos amañando
Esa famosísima orquesta en Caracas tuvo en su creador, el desaparecido maestro Billo Frómeta, uno de los más grandes enamorados de la capital venezolana a la que dedicó no pocos de sus éxitos musicales. Entre ellos, hoy, me hago eco de un bolero cuya letra y música salieron de su batuta al que quiso titular “Sueño Caraqueño”. ¿Y eso por qué? Lo leen y lo entenderán.
  JA_SC
Pues si señores; la cesta-punta, pese a su corta estancia en Caracas, dejó una profunda huella entre sus habitantes. Y así quiso recogerlo el maestro en esta melancólica letra. A lo mejor les apetece escucharla…

Armenios por el mundo (¡anda!, algunos incluso famosos)

Armenia en el mundo

¡Pequeño pero repartidos!

Hay pueblos de nuestro mundo que se han trabajado el marketing mejor que otros. Me vengo a referir en este caso a los pueblos judío y armenio. Dos terribles genocidios: uno llamado Holocausto y el otro por definir… Umm… Cuando se habla de un pueblo en la diáspora el primero que viene a la cabeza es el judío y si se pide un esfuerzillo algunos llegan a nombrar al pueblo gitano. Del armenio ni palabra. Y eso que están bien extendidos a lo largo y ancho de esta Tierra.

Si a uno le da por tirar de nómina de armenios conocidos puede encontrarse a la cantante francesa Sylvie Vartan, a la cantante y actriz norteamericana Cherylin Sarkissian (conocida como Cher), el tenista argentino David Nalbandian, al cuatro veces campeón francés de Fórmula 1 Alain Prost, al director canadiense de cine Atom Egoyan, al músico francés Michel Legrand, al actor norteamericano Gregory Peck, el periodista turco Hrant Dink, y, éste si más conocido por ello, el cantante francés Charles Aznavour.

Pero por si algún sevillano se quedó chafado por no encontrar en la lista a un conciudadano, le voy a alegrar el día. Doblemente además. ¿Les suena Don Jorge Adeodato? Pues fue Obispo de esta ciudad (antes de la localidad armenia de Van) unos años hasta 1643 y al parecer partidario del “en Sevilla hay que morir”. ¡Ay, ay! y yo sin conocerlo, se dirá alguno. Pues nada, nada. En la iglesia de San Vicente todavía se conserva, al lado de una de las puertas de acceso al templo, la monumental lápida que colocaron encima de su tumba al ser enterrado.

lapidarm1

El Tomoscopio de Mimbre quiso ayudar a levantar el velo del olvido sobre los horribles sucesos sufridos por este pueblo a principios de siglo XX  y testimoniar de paso, en la figura del periodista turco de origen armenio asesinado Hrant Dink, como hay personas que abogaron hasta su muerte por superar una situación tan dramática.

dink-front

Segundo capítulo de ETDM

La portada de la novela

La portada de la novela (Autor: Andrés Gómez/LasombraTech)

¿Y por qué no?, fue la respuesta a la petición de muchos amigos sobre mostrar públicamente determinados capítulos de la novela El Tomoscopio de Mimbre. Ya en su momento se regaló el primer capítulo y eso animó a mucho lector a visitar la web que distribuye el libro. Algunos hasta lo compraron (¡gracias!, sobre todo porque están ayudando así a la investigación que está arrinconando a la enfermedad de Alzheimer).

Pues dicho y hecho; ahí tienen el segundo capítulo. Espero que lo disfruten y, cómo no, se animen a leer la novela al completo.

Por un clima mejor para todos

¡Si no lo haces tú, no lo hará nadie!

¡Si no lo haces tú, no lo hará nadie!

La aparición en la novela El Tomoscopio de Mimbre del personaje de Sara, la española estudiante Erasmus de Biología en Bergen, no fue en absoluto circunstancial. La pretensión era dar un toque de alerta sobre la progresiva degradación del medio ambiente en nuestro planeta.

Por eso su protagonista persigue en un momento dado de la trama que este personaje, junto a su chico, doctorando de Biología en Barcelona, puedan ambos formar parte de la expedición Malaspina, cuyo objetivo es el estudio del estado de los océanos de la Tierra.

Esta entrada tiene hoy dos dedicatorias especiales: la primera, por celebrarse la Cumbre sobre el Clima organizada por Ban Ki-moon en la sede de la ONU en Nueva York para arrancar un compromiso de los países ante el grave deterioro de las condiciones ambientales del planeta, siendo la segunda de orden más personal al cumplirse el cuarto aniversario de la muerte de Augusto Tolón, gran defensor del medio ambiente hecho que mereció distinguirse, por parte del ayuntamiento de El Puerto de Santa María, con un pequeño jardín frente al Parque Natural de los Toruños.

¡Oh! ¿Frontones en Brasil también?

Cesta en Brasil

¡O Sport de pelota!

Para comprender la importancia que tuvo la pelota vasca en Brasil, sólo hay que mencionar que, sólo en Sao Paulo, a finales de los años 30 del siglo pasado, hubo cuatro frontones profesionales: Frontón Boa Vista, Frontón do Braz, Frontón Nacional y Frontón Brasileiro. Por si esto no pareciera bastante, existieron además cinco clubs en los que se practicaban algunas modalidades de este deporte. Uno de ellos, el Club Atlético Paulistano, sigue siendo hoy por hoy el único en activo.

¡Amigo! Pero no sólo hubo pelota en Sao Paulo. Rio de Janiero también fue tierra de acogida y no menor. Frontón Brasileiro, Frontón Cattete, Frontón Electro Ball, Frontón Lavadrio y Frontón Municipal ofrecieron este espectáculo de manera profesional así como se fomentaba su práctica en otros tantos clubs.

Las ciudades de Niteroi, Curitiba y Santos completaron, con un frontón cada una, la nómina de palacios brasileños al servicio de este juego, que vino a terminarse en 1946 con la prohibición de las apuestas en todo el país.

Si quieren sentir las experiencias que vivieron una larga lista de pelotaris en tierras de samba, les dejo esta excepcional recomendación literaria a cargo de Arantxa Ugartetxea. El Tomoscopio de Mimbre puso su granito de arena situando unos emocionantes episodios de la novela en la ciudad de Sao Paulo.