El juego de la vida o similar.

Partida de GO

El juego de GO; no tan desconocido en Occidente.

Hay que reconocer que en España el juego japonés denominado Go no tiene gran tradición. Aunque afortunadamente eso va cambiando poco a poco, debido en gran parte a la creciente afición de los jóvenes por la cultura manga japonesa, que acerca a algunos a este tipo de juegos.

Además de lo escrito en una entrada anterior, muchos maestros de este juego coinciden en afirmar el paralelismo existente en la forma de jugarlo con la manera de vivir del jugador. Detalle éste que pueden encontrar entre las páginas de El Tomoscopio de Mimbre.

Quédense con esta escena del film Una mente maravillosa (A Beautiful Mind), en la que dos de sus protagonistas aparecen jugando una partida de Go:

Anuncios

El juego de GO

Tablero GO

Un tablero de GO con ishis blancas y negras

Puede que a estas alturas todavía haya gente que desconozca la existencia de este juego de estrategia en tablero. Entre los jóvenes, me imagino, que el consumo de cómics y series manga japonesas les permite ponerle imagen a lo que digo.

Si el ajedrez puede parecerle a alguno reservado para sesudos, está a tiempo de subir un peldaño más.  El GO genera un mayor número de jugadas futuras a tener en cuenta. De hecho, en Japón, su estudio tiene carácter universitario, con lo que poca broma con esto. ¿Algún valiente? Ahí tiene un buen pasaporte para aficionarse.

Y aunque la historia de este juego atesora un anecdotario de partidas que han llegado a durar hasta semanas, me llamó bastante más la atención el sentimiento que Jorge Luis Borges expresaba en estos versos:

Es más antiguo que la más antigua escritura
y el tablero es un mapa del universo.
Sus variaciones negras y blancas
agotarán el tiempo;
en él pueden perderse los hombres
como en el amor o en el día.

El Tomoscopio de Mimbre hace coincidir en Buenos Aires a estos dos fenómenos.