El que avisa no es Trader…

Trader

Cuando la ética viaja en tercera clase

Todo el que cursó el bachillerato en su día, se volvió un día para casa con aquel lema del despotismo ilustrado que rezaba: “Todo para el pueblo pero sin el pueblo”.

La progresiva conquista de parcelas democráticas buscó arrinconar este tipo de planteamientos y empoderar cada vez más a las personas para influir en las decisiones del conjunto.

Aunque por el discurrir de los acontecimientos, la parcela que más influencia tiene actualmente en la vida de cualquier ciudadano de una sociedad capitalista no es otra que la economía. Y es ahí donde quedan aún “despotismos iluminados” por combatir como el que los traders se han fabricado a través del apalancamiento: “Todo por el euro pero sin el euro”.

El Tomoscopio de Mimbre quiere contribuir a desvelar estos “tejemanejes”, cuyos “futuros financieros” acaban llevándose por delante tantos futuros personales.