María Sagredo y la importancia de las abejas

Recreación Sagredo

María Sagredo, adalid de las abejas

En una entrada anterior de este blog se hizo referencia a este pechera que ha pasado a la Historia por su ardor guerrero frente a las escaramuzas moriscas de 1570, arrojándoles a la desesperada colmenas plagadas de abejas.

Tal como se aprecia en esta bonita imagen, que sirve de invitación a acercarse el próximo fin de semana a este enclave de la malagueña Sierra de las Nieves, para participar junto con sus vecinos en la I Recreación Histórica de aquel suceso, aparece esta heroína enjambre en mano.

Dado que la localidad de Alozaina (@aytoalozaina) está ubicada en un entorno de alto valor ecológico, ligo esta noticia con la reciente campaña promovida por GreenPeace para salvar las abejas para las que no corren buenos tiempos debido a determinados pesticidas empleados en la agricultura.

Si en su día María Sagredo se valió de las abejas para ahuyentar esa emboscada morisca, debemos saber que las abejas nos llevan blindando de muchos problemas con su actividad a los seres humanos. Ahora nos toca a nosotros arrimar el hombro en su defensa.

 

 

Anuncios

El pueblo de los pechos…

María Sagredo

La heroína de todo un pueblo

Como ocurre desde hace ocho años, paso algunos días de Semana Santa y verano en la malagueña localidad de Alozaina. En la tranquilidad de este enclave de la Sierra de la Nieves se han escrito no pocos pasajes de El Tomoscopio de Mimbre.

Es por ello que, aunque de forma modesta, la novela realiza un par de alusiones a esta villa. Una de ellas a su figura más representativa, María Sagredo. Que como la Historia relata, se puso al frente de unas mujeres vestidas de hombre, a falta de hombres ya que pudieran defender la villa, y repelieron un asalto de los moriscos allá por 1570.

Como ya se sabe en estos casos, el ardor literario de alguno elevó el suceso a categoría de leyenda cuando atribuyó la victoria en esta acción sobre los andalusíes moros a las colmenas de abejas arrojadas por esta heroína pechera como recoge el escudo de la imagen. Lo que sí es real es que María Sagredo fue nombrada a raíz de aquello Alférez de los Tercios Españoles por Felipe II.

Por cierto, lo de los pechos no refiere a nada que tenga que ver con la mujer, ni con las cuestas del pueblo (que las tiene). Se denominaban pechos a los tributos que debían pagar los habitantes de la comarca. Y al parecer, éstos eran de los mejores pagadores. Cuestión que les llevó a la atribución del gentilicio de pecheros.

Para saber más de esta mujer…