¡Gustos musicales “peculiares”!

¡Sólo falta el olor a ...!

¡Sólo falta el olor a naftalina!

Si les pregunto por los grandes exponentes del versionado instrumental de éxitos musicales en los años sesenta y setenta del siglo pasado, a buen seguro que los más talluditos podrán nombrarme a los Mantovani, Franck Pourcel y Ray Conniff de carrerilla.

Incluso algún acérrimo de este estilo musical easy listening puede venirse arriba y enarbolar uno de los dos cassettes (hasta de 8 pistas, como el de la imagen) que Fausto Papetti llegó a grabar por año, de más que probable adquisición en alguna gasolinera.

¡Cuántos contestadores automáticos, fiestas de postín e hilos musicales de empresa han permitido la reproducción de este tipo de “infaustas” versiones!

A ese respecto, El Tomoscopio de Mimbre no pudo contenerse a la hora de dar su “merecido” (reconocimiento) al personaje en un episodio de la novela. ¡Seguro que se sonríen cuando lo localicen!