Vientos que pasan factura

¡No todos las trabas tienen esta candidez!

¡No todos las trabas tienen esta candidez!

Uno de los ejes de denuncia que recorre la novela El Tomoscopio de Mimbre es la degradación de las condiciones medioambientales que afectan a nuestra Tierra. A pesar de constituir un problema de máxima gravedad, hay ciertas “empresas” que no pierden ocasión de realizar operaciones a cualquier precio, como por ejemplo sucedió (y a saber si continúa sucediendo) en Panamá.

¿Por qué sospechar de la limpieza y buena intención de la mayor parte de estos negocios? Al igual que la economía sumergida tiene en la relación PIB-Consumo eléctrico una de las variables para estimarla, la cantidad ingente de abogados trabajando para posibles operaciones eólicas y ciertos ajustes de cuentas con resultado de muerte, para alguno de ellos, permite poner en la picota algunos de estos proyectos. Hasta el momento sólo está en ejecución una de las iniciativas eólicas radicada en la provincia de Coclé, donde se construye un parque eólico con una capacidad generadora de 225 megawatios.

Les dejo con una suerte de NODO Panameño en el que en vez de pantanos, el mandatario de turno visita parques eólicos. Pero a día de hoy, no hay forma de ponerlo en producción este de Penonomé por ¿motivos económicos?

Anuncios

ETDM en Panamá (I)

paraiso fiscal el rotoDe este país hemos tenido noticias últimamente en España a cuenta del rifirrafe por los sobrecostes originados durante la construcción del tercer paso del canal. Aunque de siempre se ha sabido que esta nación centroamericana tenía como una de sus fuentes de ingresos la “amabilidad fiscal” con todo tipo de visitas financieras.

El Tomoscopio de Mimbre quiso resaltar este ambiente situando uno de sus episodios en esta región del mundo hilvanando una trama oscura de intereses con epicentro en el negocio surgido con la energía eólica.

¡La curiosidad mató al gato pero nunca a un buen lector! Les están esperando…

Panamá-eólico