La cesta-punta en El Real de San Carlos

¡La gloria es efímera!

¡Demostración de que la gloria es efímera!

Cuando desde Buenos Aires, más concretamente desde la ribera sur del Mar del Plata uno echa un vistazo a la orilla de enfrente, en un día claro, se divisa perfectamente Uruguay. Pero hasta que no  coge uno el barco y gana la otra orilla, no se llega a contemplar una de las reliquias que aún queda en pie (aunque de milagro, visto su estado de conservación).

Es el Real de San Carlos radicado en Colonia del Sacramento, sobre lo que fue el primer asentamiento europeo en el Uruguay. Para que se hagan una idea, en aquel lugar se materializó en 1909 la visión un empresario argentino, Nicolás Mihanovic, al construir un complejo turístico para los adinerados de su país. Hasta tal punto tuvo éxito el proyecto que contó con su propia central eléctrica y, como no, con un espectacular recinto para el deporte de moda en ese momento: la cesta-punta. En él se jugaron inolvidables partidos entre los mejores jugadores de la época.

Gracias a este descubrimiento, la trama de El Tomoscopio de Mimbre se dejó empapar por las vivencias de este gran país, aunque pequeño en dimensiones, hasta el punto de contruir el personaje de Grisela Berriel que tan imprescindible se volvió para la novela.

Con este delicioso vídeo puede uno hacerse una perfecta idea de lo que fue aquello.

Rafael Alberti en ETDM

rafel alberti y maría zambrano

¡Ya en Madrid hicieron buenas migas!

Sin ánimo de polemizar, no quiero dejar de expresar que la biografía de Rafael Alberti siempre me pareció mucho más interesante que su obra poética tomada en global.

Entonces, ¿cuál de esas vías acredita su aparición en El Tomoscopio de Mimbre? Ambas y me explico. El primero porque su obra tiene, en mi opinión, fragmentos que sí merecen la pena. Otro es porque me permitía hablar de El Puerto de Santa María, su localidad natal. Pero la razón que se erigió con mayor contundencia al escribir la novela fue la amistad que mantuvo con María Zambrano, destacando la etapa en la que coincidieron en Roma. ¡El exilio tiene estas cosas!

Entre esos fragmentos de su obra a los que tengo un especial aprecio se encuentra este poema titulado SUEÑO, que forma parte del libro MARINERO EN TIERRA y que nadie mejor que su convecino Javier Ruibal pudo musicar en un álbum de igual nombre. En este vídeo, el cantautor no tiene problemas en hacerlo a cappella.

Hotel Bolívar de Lima

Hotel Bolívar

¡Señorial establecimiento limeño!

En Lima, cuando la gente que se lo podía permitir, quería (y quiere aún) degustar el mejor Pisco Sour de la ciudad, asentía por unanimidad acerca del mejor local para ello: el Hotel Bolívar.

Pero volviendo al establecimiento en cuestión, hay que reseñar que fue el primer edificio hotelero moderno de envergadura que se construyó en Lima con objeto de alojar a los invitados para las celebraciones del primer centenario de la batalla de Ayacucho en 1924.

El Tomoscopio de Mimbre, relatando las aventuras acaecidas en tierras de Perú, quiso recoger en sus páginas estas referencias tanto al Hotel Bolívar como al Pisco Sour.

¿Que qué el Pisco Sour? Un cóctel preparado con pisco (un tipo de aguardiente local a base de uva) y jugo de limón. Lo de sour tiene que ver más con la familia de cócteles que utilizan limón como parte de su receta. ¡Un auténtico lujo!

Pisco Sour

 

Turquía al aroma de milonga

istangulSi algo puede sacar en claro un lector de El Tomoscopio de Mimbre es que los estereotipos se combaten con la lectura, pero sobre todo con los viajes. Después de vivir no pocas vicisitudes en el continente americano, los vientos de la trama llevan al protagonista de la novela a tierras donde Europa y Asia se confunden: Estambul.

Primer paseo por la calle y sorpresa; resuenan los ecos de un tango en boca de Gardel. No es Buenos Aires. Continúa el son de milonga por las calles del barrio de Beyoglu pero en esta segunda parada lo curioso es que la letra no es porteña. Increíble, ¡un tango cantado en turco!

No obstante es Estambul junto con Helsinki, capital del tango allende las fronteras argentinas si se atiende a la popularidad que goza entre los habitantes del país otomano. Tradición que se remonta a los locos años veinte del siglo pasado del que esta ciudad no quedó ajena y cuyos pioneros de honor fueron la gran Seyyan Oskay y el inigualable Ibrahim Özgür. La imagen de la entrada no puede ser mejor testimonio.

 

La economía del Bien Común

er

¡Al paso que vamos, no nos va quedando otra!

No son pocas las alusiones que se han hecho en este blog a las prácticas, poco edificantes y devastadoras socialmente, que proliferan en la economía del mundo actual. En una entrada de hace unas semanas se hacía alusión al economista Paco Álvarez que, al margen de aportar su crítica visión sobre los males que azotan a nuestra economía (el lema de su blog es “La crisis está en los genes del modelo económico vigente”) fomenta un concepto que, aunque lentamente, va arraigando en muchas cabezas pensantes y en no pocas emprendedoras.

Se trata de la conocida como Economía del Bien Común, teoría propuesta por el austríaco Christian Felber que basada en la actividad que generan tanto empresas privadas como la iniciativa individual, se diferencia de los modelos tradicionales en que las empresas adquieren conciencia de que no se trata de competir entre ellas buscando únicamente obtener el máximo beneficio económico, sino de cooperar persiguiendo el mayor bien común para la sociedad en su conjunto.

Dejo aquí este trailer de un film que se está rodando en la actualidad a este respecto:

El relato de Genji

Murasaki Shikibu

¡Dicen que ella fue su autora!

Obra maestra de la literatura dinástica japonesa, relata la vida y aventuras amorosas un príncipe, Hikaru Genji (“Príncipe Brillante”), y las de sus descendientes a lo largo de 54 capítulos.

Aún escrita a finales del siglo X está considerada como la primera novela del mundo en el sentido moderno, en la que Murasaki Shikibu (poetisa de la realeza) no quiso obviar su pasión por la estética incluyendo numerosas poesías a lo largo de sus 4.200 páginas. Por eso esta entrada de hoy lleva la dedicatoria especial para una poeta y amiga que tuvo el detallazo de corregir el primer manuscrito de El Tomoscopio de Mimbre: Lola Crespo.

La novela que da nombre a este blog, pese a estar a años luz de la belleza que transmite El relato de Genji, comparte su amor por la poesía y muestra la transitoriedad de la vida muy presente en la filosofía budista.

RGenji2

Javier, savia nueva para la cesta-punta

¡Un talento en ciernes!

Se llama Javier, madrileño de nacimiento y residente en un pueblo de Toledo. Pese a sus precoces once años ha adquirido una más que notable destreza en una disciplina tan apasionante como nuestra querida cesta-punta.

No obstante, y como era de imaginar, en su localidad no existe un frontón de las características mínimas para llevar a cabo su plan de entrenamiento. De ahí que deba desplazarse al menos un par de días entre semana (y algún finde) a las magníficas instalaciones cubiertas que la Universidad Complutense de Madrid. Además no deja pasar la más mínima ocasión vacacional para “peregrinar” a Gernika donde lo han adoptado y permiten que se entrene con los mejores.

Como todos podemos entender, dicha logística de desplazamiento no sería posible sin un “papá” apoyando incondicionalmente la afición de su hijo, donde además de chófer es entrenador. José Urrutia, que así se llama el señor, tras varios años residiendo en México (aunque su apellido delata sus orígenes) decidió un buen día, hace quince años, venirse a España.

En la imagen siguiente, se puede contemplar a la singular pareja recibiendo el reconocimiento del mayor crack que ha tenido este deporte en los últimos años: Iñaki Osa Goikoetxea.

Mundial 2018: Barcelona, anfitriona inmejorable

logo mundial

¡Arranca el espectáculo!

Los aficionados al deporte de la pelota vasca estuvieron de enhorabuena el año pasado con los Campeonatos del Mundo 2018. Y no podían tener mejor anfitriona que la ciudad de Barcelona.

Una larga tradición vincula a la capital catalana con una de las modalidades de este deporte, para El Tomoscopio de Mimbre la más espectacular, como la cesta-punta de la que se dieron algunas pinceladas en entradas anteriores.

Y es que mi abuelo debutó como profesional de la cesta en el año 1928 en una Barcelona que tuvo cinco frontones abiertos y donde no hay que olvidar que en 1992 con motivo de la Olimpiada celebrada en los frontones de la Vall D’Hebron se recuperó este deporte aunque fuese en modo exhibición. Porque ya en París (1900 y 1924) y México (1968) si formó parte del cuadro de deportes oficiales.

Tampoco hay que olvidar que en junio de 2014 se celebró en esta ciudad la reunión Pilotarien Batzarra, asociación de pelotaris y amigos de la pelota, que congregó a un notable número de personas que disfrutaron de un fin de semana inolvidable.

Viento Föehn

Foehn

¡Vientos del Pueblo me llevan…!

El viento Föehn (también Föhn) toma el nombre, en alemán, de un viento que se da en el norte de los Alpes, aunque en España tenemos unas pocas sucursales del fenómeno. Tal y como describe la imagen, se forma en zonas montañosas cuando una masa de aire cálido y húmedo tiene que ascender rápidamente para salvar esa barrera natural. Así el vapor de agua sufre un enfriamiento, se condensa y viene a precipitarse al otro lado de la montaña dejando a su paso nubes y lluvias.

El aire seco y cálido que baja ahora igual de rápido que subió con anterioridad por la otra parte, concentrando energía calórica a medida que aumenta la presión provocada or su descenso. Eso unido a la muy poca humedad reinante genera el conocido como “efecto föehn” que a no pocas personas, tal como se describe en El Tomoscopio de Mimbre, trastorno provocando en ellas auténticas meteoropatías.

Foehn

La economía, así no.

Otra economía es urgente

¡Y lo mejor de todo es que hay alternativas!

En una entrada anterior titulada La inmortalidad de un trader aparecía un vídeo matador en el que la “ex-economista” Florence Noiville, ahora metida a periodista, pedía casi disculpas en su último libro editado por la labor realizada por los economistas en las últimas décadas y proclamaba un cambio de rumbo sobre lo que se estaba enseñando en las escuelas de negocios con la frase “hace falta más ética en las aulas”.

Lo que parecía un grito en medio del desierto parecía haber arraigado anteriormente en algunas conciencias aunque sin ese eco mediático necesario. Las menos esperadas, y ahora voceadas, provenían de una universidad como la prestigiosa norteamericana de Harvard en la que un grupo de estudiantes, hartos de ser adiestrados en una visión única de la realidad económica, se plantó y redactó un manifiesto dirigido a su profesor, Greg Mankiw, a la sazón asesor económico del presidente Bush. Éste comenzaba diciendo:

Como estudiantes de Harvard, nos matriculamos en el curso ‘Economía 10’ con la esperanza de obtener unos conocimientos amplios sobre la teoría económica que nos sirviesen para potenciar nuestras propias ideas (…) nos encontramos con un curso que expone una visión específica y limitada de la economía que, en nuestra opinión, favorece la desigualdad en nuestra sociedad. (…) Si se fracasa en la labor de dotar a los estudiantes con unos conocimientos amplios y críticos, es probable que sus acciones dañen el sistema financiero mundial. Los últimos 5 años de tumultos económicos son prueba de ello”.

El Tomoscopio de Mimbre, superada ya la tan manida expresión de que “otra economía es posible” aboga directamente por otra: otra economía es urgente.