Qinghai: el oasis del Cordyceps Sinensis

¡Tú lo que quieres es que coma el hongo...!

¡Tú lo que quieres es que coma el hongo…!

¿Que dónde está Qinghai? Pues es una meseta que se encuentra en pleno Tibet. Sí, sí; un lugar perdido sólo apto para nativos y excursionistas de montaña. No muy diferente a otros parajes que son de habitual formato por la zona.

¿Qué tiene de especial entonces? Un ser vivo la mar de curioso… y sorprendente. Una oruga que cuando el frío (ese que trae la cruda nieve) invade la meseta, se pone a hibernar para aguantar el tirón. Momento que aprovecha un hongo que habita por el vecindario, para colarse en su interior y chuparle los nutrientes. De paso, le provoca a la oruga una metástasis que la acaba destrozando. ¿Y el hongo? Como ya ha demostrado quién la tiene más grande, adquiere la forma de un bastón reseco portando las esporas que parasitarán más orugas.

¿Y este es el interés que tiene la entrada de hoy? Para el National Geographic, a lo mejor. Saber que en japonés al bicho en modo palo seco lo llaman Tochukaso, ¿vale? Parece que no. Bueno pues entonces El Tomoscopio de Mimbre pasa a desemascarar los beneficios para la salud que se le atribuyen y que ha suscitado la atención de no pocas empresas biotecnológicas. Se dice que va muy bien para la tuberculosis, asma, impotencia, cansancio crónico, psoriasis, anemia, etc… Pero lo más importante, es que se obtuvo el factor FTX-20, principio que ayuda mucho al organismo humano a evitar el rechazo de un transplante de órgano.

Cordyceps-sinensis

Anuncios

TTIP: ¿TraTando In Pace? (si tú lo permites)

¡Después del follón financiero mundial, mejor conocer la lerta pequeña!

¡Después del follón financiero mundial, mejor conocer la letra pequeña de esto!

Se dice del colesterol que es la enfermedad silenciosa por excelencia. Y de todos son conocidas sus consecuencias si no se pone remedio a tiempo. Aunque ya se sabe que no todo el mundo asume por igual que ello deba suponer un freno a su habitual estilo de vida. A unos les da por reconducir determinados hábitos y a otros por adherirse al lema que reza “hasta que el cuerpo aguante”.

Eso parece suceder con la economía global en los momentos actuales. Pues ante los signos de agotamiento que muestra no tanto el capitalismo per se sino esta forma de capitalismo, orientado al puro dinero y no al progresivo bienestar de las personas, todo apunta a que los mandamases europeos y norteamericanos han decidido desde hace unos años que los males del mundo tendrán remedio con más de lo mismo pero con lo peor de ambas filosofías políticas.

Porque el acuerdo que se traen entre manos, al que denominan TTIP (Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión) y que llevan todo lo en secreto que pueden llevarlo, es el mayor apaño entre organizaciones económicas de la Historia. Con la excusa de generar mayor empleo y prosperidad para los pueblos almacena, a modo de caballo de Troya, un progresivo recorte en los derechos laborales y condiciones de vida de los habitantes de ambas áreas económicas, ad maiorem gloriam de las corporaciones que a base de ¡mucho lobby, mucho lobby, eh, eh! pretenden reverdecer el despotismo ilustrado; porque ellos saben mejor que nosotros lo que nos conviene.

El Tomoscopio de Mimbre avisa y lo ilustra con este vídeo: